Dentro de un serial de recomendaciones emitidas por parte de otros países, México aceptó 262 de 264, es decir que dos de estas sugerencias fueron bateadas; entre ellas figura la ideología de reconocer la vida desde la concepción hasta la muerte.

No es que México camine en línea recta hacia la legalización del aborto, en realidad se trata de la congruencia que debe mantener el Estado al NO reconocer la vida desde la concepción de las células masculinas y femeninas, incluso ese principio es el que permite a mujeres abortar legalmente en nuestro país en caso de violación en apego a las Normas Oficiales Mexicanas.