De no modificar las políticas públicas y no reformar el sistema de pensiones actual, la protección y el monto podrían no cubrir por completo las demandas de la población adulta mayor.