México demandó a varios fabricantes de armas de Estados Unidos (EU), por realizar prácticas comerciales imprudentes que suministran lo que llamó un “torrente” de armas ilegales a los cárteles de la droga mexicanos.

La demanda alega que las unidades de Smith & Wesson, Barrett Firearms, Colt’s Manufacturing Company, Glock Inc, Sturm, Ruger & Co y otras sabían que sus prácticas habían fomentado el tráfico ilegal de armas hacia México.

Y menciona que hay armas que habían ingresado a México y fueron utilizadas en tiroteos notorios.

Como ejemplo señala la pistola “Emiliano Zapata 1911” calibre .38 de Colt, que está grabada con la imagen del revolucionario mexicano y es un símbolo de estatus codiciado por los cárteles de la droga.

Para saber más: México, en negociaciones para comprar a empresa de EU armas para el ejército

Ahora México busca que las empresas en cuestión compensen a su gobierno por el daño causado por sus prácticas negligentes.

Demanda contra fabricantes de armas de EU es histórica

Esta medida es una de las más audaces jamás tomadas por México para presionar a la industria armamentista estadounidense.

“Las empresas deben poner fin de inmediato a sus prácticas nocivas”, dijo el canciller Marcelo Ebrard en conferencia de prensa sobre la demanda presentada ante un Tribunal federal de Estados Unidos.

De acuerdo con fuentes cercanas al gobierno, con este recurso legal se busca un estimado de 10 mil millones de dólares en compensación.

Pero Ebrard señaló que el tribunal decidiría qué daños deben pagarse.

Las empresas no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios realizadas por los medios de comunicación.

Aunque la National Shooting Sports Foundation (NSSF) rechazó las afirmaciones de México y expuso que:

“El gobierno mexicano es responsable del crimen y la corrupción desenfrenados dentro de sus propias fronteras”.

A través de un comunicado, Lawrence G. Keane, vicepresidente de NSSF, agregó que los cárteles usan armas llevadas ilegalmente a México.

Además de otras que son robadas al ejército mexicano y a las fuerzas del orden público.

La demanda de México contra fabricantes

México acusó a los fabricantes de armas de EU de ayudar a violar sus estrictas leyes al comercializar entre los grupos criminales del país.

Y, por lo tanto, “facilitar activamente el tráfico ilegal de sus armas a los cárteles de la droga”.

Los funcionarios mexicanos dijeron que habían pasado dos años analizando los precedentes legales sobre la negligencia de los fabricantes.

Señalaron casos que incluyen una oferta reciente de Remington Arms Co de pagar casi 3 millones de dólares a familias para resolver otras demandas.

Como que la comercialización de armas de fuego contribuyó a la masacre de la escuela Sandy Hook de 2012 en Connecticut, donde murieron 26 personas.

Te puede interesar: Diputado promueve ley que permita el uso de armas en legítima defensa