En los últimos dos años, voces de quienes tienen hijas o hijos con cáncer han advertido un problema muy grave en México: no hay medicamentos.

Pese a que se han subestimado sus peticiones a nivel federal, la realidad es que este problema avanza tan rápido como un tumor.

México está enfermo y no hay recursos para poder aliviar ni sacar de la crisis que atraviesa, justo en medio de una pandemia.

Incluso, el Índice de Calidad de Muerte elaborado por The Economist ubica al país entre los peores lugares para morir debido a la falta de analgésicos.

Por lo que miles de mexicanos terminan sus días en agonía, por no tener suficientes hospitales que ofrezcan servicios paliativos.

La Comisión Lancet para el Acceso a los Cuidados Paliativos y Alivio del Dolor reveló datos de preocupación.

El documento indica que el sistema de salud mexicano apenas contaba con opiáceos para cubrir a 36% de los pacientes que los requerían.

“Dos años después, que es el último dato que tenemos disponible, la situación es peor, porque se solicita menos cantidad de morfina, y sólo alcanza para cubrir 21% de esos requerimientos”, señala Héctor Arreola, uno de los investigadores que participó en el informe.

Te puede interesar: Niños con cáncer viajan a Q. Roo en busca de medicamentos

Y la situación es aún más grave en niños con enfermedades terminales, al haber casi nula disponibilidad de medicamentos pediátricos.

Se une Quintana Roo al desabasto

El desabasto es una situación general en México, por lo que Quintana Roo no está exento de este problema.

De hecho, tanto familiares como personal médico han advertido de este problema que ha crecido este 2021.

Trabajadores del Hospital General de Cancún, quienes prefirieron conservar el anonimato, señalaron que no hay material ni medicamentos.

Estos insumos los tiene que comprar el familiar y aparte pagar por la estancia del enfermo, pese a tener póliza de Insabi.

Entre el material que hace falta se encuentra el que se utiliza para las operaciones de fracturas, que se ha pedido a Chetumal desde el mes de mayo.

“O lo compra el paciente o se quedan mucho tiempo hospitalizados con el riesgo de contraer COVID-19 o alguna otra enfermedad”, argumenta el personal.

El gobernador del estado, Carlos Joaquín González, señaló que en su última reunión con Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, se pidió enviar más.

De acuerdo con el mandatario, la entidad tiene muy pocas claves de las que se necesitan, por lo que se pidió surtir 155 claves adicionales para nivelar los inventarios.

“Dentro de ellas están los analgésicos, del que tenemos una escasez importante, que son importantes para las personas que están intubadas”, dijo.

Sigue leyendo: Alertan sobre posible desabasto de medicinas en Q. Roo