Los mexicas fueron conocidos por ser un pueblo beligerante ¿pero también por comerse a sus enemigos? existen muchas versiones al respecto.

Aunque el canibalismo no era algo desconocido en las culturas mesoamericanas, el motivo de por qué lo hacían aún no ha quedado claro.

El investigador Marco Antonio Cervera señala que no se ha investigado mucho sobre el tema porque -incluso en nuestra época- es tabú.

Se le veía como algo impensable, como una invención de los españoles. De hecho, hay textos del siglo XX con hipótesis absurdas como que se comía a los enemigos por la falta de proteína”, dijo en una conferencia ofrecida recientemente.

Pero el 500 aniversario de la caída de Tenochtitlán abrió la oportunidad para estudiar la alimentación de los guerreros en medio de las batallas.

Te puede interesar: CONQUISTADORES ESPAÑOLES MASACRARON A MUJERES Y NIÑOS MEXICAS

¿Por qué se comían a sus enemigos?

Las Cartas de Relación de Hernán Cortés y los códices, indican que el consumo no sólo era de guerreros, sino también de otros prisioneros como niños y mujeres.

Esto podría tener muchas explicaciones que van desde lo ritual, hasta demostrar al pueblo conquistado el nivel de derrota y sometimiento.

El “prestigio” de comer al enemigo no era sólo de la clase alta, también de otros estratos, quienes disfrutaban de los platillos, uno de ellos similar al pozole.

Los miembros eran repartidos dependiendo el ritual, por el ejemplo, el corazón y la sangre eran sólo para los dioses.

El resto de la carne (con y sin hueso) podía ser incluida en preparaciones tipo tamal o se hervía junto con maíz para preparar el tlacatlaolli.

Versiones encontradas

Pero esto no está 100% comprobado, ya que hay mucho sesgo y exageración de la información que ha llegado a la actualidad.

Esta situación se ha repetido no sólo en este aspecto, sino incluso en el mito que dio origen a la fundación de la gran Tenochtitlán.

Según la tradición, los mexicas habitaron el lago de Texcoco porque ahí vieron una señal de su dios Huitzilopochtli, un águila devorando una serpiente.

Pero el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma señala que pudo no haber sido así, ya que la historia ha sido convenientemente cambiada.

Los relatos antiguos demuestran que el señor de Azcapotzalco, Tezozomoc, les permitió usar los islotes -que no tenían gran valor- a cambio de tributo.

Luego de unos años, los mexicas se aliaron con Tacuba y Tlatelolco para derrotarlo y así dominar toda la región que llegó a tener 300 pueblos tributarios.

Tras la alianza, Izcóatl, señor de Tenochtitlan, ordenó que se reescribiera la historia, y se inventó una nueva.

Esta quedó plasmada en la tira de la peregrinación, introduciendo la versión del águila y la serpiente.

¿Qué otros secretos de la historia de México seguirán escondidos?

Te puede interesar: DESCUBREN BAJORRELIEVE DE ÁGUILA REAL EN EL TEMPLO MAYOR