Muchas son las empresas e investigadores en el mundo que han buscado desarrollar hidrocarburos por medio de diferentes desechos, pero hasta hace un par de meses ninguno de ellos lograba cumplir con los estándares de calidad que solicitan las normas.

Hoy se sabe que un par de mexicanos, a través de diversas pruebas, encontraron la forma de crear gasolina y diésel por medio de un método capaz de generar un menor impacto en el medio ambiente y a un precio muy accesible.

El investigador Eduardo Sahagún Ceniceros y su esposa Angélica Castañeda fabrican gasolina a partir de desechos de materiales plásticos del campo a un precio de producción de 4 pesos. 

Para el proceso de fabricación de un litro de combustible se requiere de un kilo de plástico y se necesitan entre 8 y 10 horas para su producción.

Por el momento se encuentran en contacto con diversas autoridades para que su producto pueda ser comercializado si ningún problema legal. ¡Enhorabuena!