La “nueva normalidad” generada por la contingencia sanitaria obliga a que los prestadores de servicios náuticos de la Laguna de Bacalar deban utilizar motores ecológicos y realizar una revisión detallada de la oferta náutica.

El presidente de la Operadora Ecoturística Ichkabal-Bacalar, Max Linder Contreras Méndez, informó que las medidas se deberán ejercer en todo Quintana Roo y no solo en Bacalar.

Añadió que los prestadores de servicio de las 57 localidades deberán ser los más conscientes sobre el cuidado de la Laguna Bacalar, por lo que algunas medidas establecidas como “Un día sin Navegación” permitirá mantenerla en “buen estado de conservación”.

Así como la implementación del Programa de Gestión Común y Uso Público de la Laguna de Bacalar (Protur) que indica que las embarcaciones deberán estar en excelente estado, para evitar derrame de aceites, combustibles, restos de pintura de los cascos, óxidos y otras sustancias que a poco deterioran el ambiente.

Cabe mencionar que el principal ingreso de los habitantes proviene de las actividades náuticas que se practican en diversos tipos de embarcaciones como veleros, lanchas, pontones, catamaranes, kayacks y padles.