El tráfico ilegal pone en riesgo a más de mil especies solo en Centroamérica. ¡No son mascotas!