¡Así no se puede! Capitanía de Puerto es, en teoría, un órgano regulador de
actividades comerciales en los puertos, sin embargo, a últimas fechas, son unos auténticos gánsteres.

Acuden a los establecimientos con el pretexto de “Inspección de rutina jefe”, pero es sólo el inicio de su extorsión, de ahí pasan al moche a través de WhatsApp, y si no copelas, cuello con tus trámites oficiales.

Ya existen diversos grupos de empresarios en contra de estas acciones, al punto de reunirse y manifestarse en contra. ¡Así no se #$%& puede!