Científicos han descubierto que el estrés sí nos sacan canas. Así que ya sabes, ¡Dalaaaaayyy!