Hay invenciones que solucionan las cuestiones ambientales, científicas y también las hay en materia de salud, como las vacunas que han salvado más vidas en la historia.

Sin embargo, existen algunos detractores, mejores conocidos como los “anti vacunas” que pregonan todo lo contrario, con base a mitos: como que no son seguras, que con solo una buena higiene se puede evitar la enfermedad o que es mejor la inmunidad proporcionada, por las infecciones naturales que por las vacunas.

Una corriente de ideas que sugiere que las vacunas causan más daños que los padecimientos que previenen, una problemática que afecta principalmente a los niños y que únicamente se puede combatir mediante campañas de información y concientización. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta sobre el auge de los movimientos anti vacunas que comienzan a ser una “amenaza cada vez mayor” para salvaguardar la vida de las personas.

Estos opositores a éste método de inoculación se han dedicado a incitar a las personas a retrasar o rechazar la vacunación y lo único que ha provocado es un brote en diversas partes del mundo.

Actualmente, México tiene una alta cobertura de vacunación, lo que reafirma que con la aplicación de vacunas es menos probable que se desaten epidemias. Se calcula que las vacunas han evitado la muerte de 2.5 millones de personas al año y protegen a millones más de enfermedades y discapacidades.

¿Cuáles son los motivos principales para vacunarse? Protegernos a nosotros mismos y a quienes nos rodean.