Luego de que un barco que naufragó derramara toneladas de diésel y petróleo en el Océano Índico, la Isla de Mauricio se enfrenta a una emergencia ambiental y sus habitantes están luchando contrarreloj para salvar su isla del desastre ecológico.

Según informes de los medios locales y activistas ambientales, el barco MV Wakashio quedó inmovilizado entre cayos rocosos a finales de julio en Pointe d’Esny, en la costa oriental de la nación isleña. La ubicación está cerca de la reserva del Parque Marino Blue Bay y de varias playas turísticas.

De las 4 mil toneladas de crudo que se estima que el barco contiene, al menos mil toneladas de petróleo se han vertido en el mar, amenazando los arrecifes coralinos y al turismo, que es parte importante de la economía.

Para detener el derrame de petróleo, habitantes, voluntarios y activistas están sumando esfuerzos para crear barreras absorbentes hechas de bolsas entretejidas que rellenan con paja, caña y cabello humano, pues este último es ideal para absorber aceites como el petróleo.

El inicio

Entre las alternativas para sacar el petróleo del agua, un peluquero en Alamaba de nombre Phil McCrory fue la persona que se dio cuenta de este increíble fenómeno: observó por televisión cómo el pelo de una nutria marina estaba saturado del petróleo derramado en el accidente del Exxon Valdez en Alaska, en 1989.

Así que se le ocurrió hacer un experimento en casa para responder a la pregunta que le había estado dando vueltas a su cabeza: si el petróleo puede adherirse al pelo de una nutria ¿por qué no al pelo humano?

McCroy recolectó cabello de sus clientes en el salón y los metió en una media de su esposa. Luego metió ese tubo en una bañera con una mezcla de agua y petróleo y comprobó lo eficiente que era para limpiar el agua.

Campaña

Los mauricianos están recolectando grandes cantidades de pelo para luchar contra el derrame.

Por toda la isla, las peluquerías están ofreciendo descuentos o cortes de cabello gratis a los locales para que donen su cabello y así contribuir a la causa.

Resultados

Después de varios días de arduo trabajo, el primer ministro de Mauricio, Pravind Jugnauth, confirmó a mitad de semana que “casi todo el crudo ha sido bombeado de los tanques” y especificó que de las 4,180 toneladas métricas de petróleo que transportaba el buque, 3,184 fueron extraídas, lo que significa que únicamente 800 están esparcidas por el mar debido a una grieta en el barco.

Añadió que para terminar de vaciar el barco, se contará con la ayuda de los buceadores.

Cabe mencionar que esta crisis es considerada una de las peores de la historia de la isla, ya que es famosa por sus aguas cristalinas, lagunas de agua saldas y playas paradisiacas.

¿Qué te pareció la rápida respuesta de los habitantes?