¿Sabías que la lluvia de estrellas en realidad no lo es? Sin embargo, la mayoría desconoce esto por eso te explicamos el origen y nombre correcto de este fenómeno: son meteoros.

Tanía Martínez González, astrónoma del Planetario de Cancún, explicó en entrevista a Mar de Fondo que durante el movimiento de rotación, la Tierra atraviesa la orbita de algunos cometas o asteroides.

Algunos fragmentos de su núcleo que se desprenden y que se quedan dentro de la orbita de los cometas.

Pero cuando la Tierra atraviesa dicha nube de fragmentos, éstos entran a la atmósfera a varios kilómetros por segundo y es lo que conocemos como meteoros.

De esta forma, el contacto provoca que se incendien, liberando luz, que nosotros podemos percibir como una rápida línea a la que llamamos estrella fugaz.

“No es una estrella, pero es el nombre común, ya que en la antigüedad no sabían qué era, pero conforme avanzó la tecnología se dieron cuenta que eran cometas o asteroides”, dijo.

Te puede interesar: ¿Cuándo será la lluvia de estrellas gemínidas 2021?

Debido a que la Tierra tiene un camino preestablecido, hay eventos que se pueden observar año con año, entre ellas las lluvias de meteoros.

Lluvias de “estrellas” famosas y cómo verlas

Aunque se dan prácticamente todo el año, algunas de las más famosas ocurren justo después de la mitad del año.

Por ejemplo, el pasado 9 de septiembre se pudieron observar las Épsilon Perseidas, que toman su nombre debido a la posición en el cielo por donde aparecen.

Este fue un acontecimiento con pocos meteoros, pero se trata de la más antigua que se puede observar y es la antesala de las más esperadas.

En el mes de octubre tendrán lugar las Oriónidas y las Leónidas, cuya predicción es que traigan alrededor de 20 meteoros por hora.

Pero sin duda, la más intensa se dará a punto de finalizar el año, en el mes de diciembre y son las Gemínidas, que tiene un estimado de 100 meteoros por hora.

¿Cómo puedes ver una lluvia de meteoros?

Lo importante es estar lejos de las luces de la ciudad para tener una mejor visibilidad.

En Cancún y Puerto Morelos puedes ir al Mirador II o a la ruta de los cenotes, que ofrecen las condiciones ideales de oscuridad.

La posición de la luna también afecta, ya que mientras esté alta en el cielo, su luz impedirá que se puedan observar las “estrellas”.

Una vez que conseguiste el lugar perfecto, deberás observar el punto más alto de la bóveda celeste, simplemente recostándote en el piso boca arriba. De esta manera tendrás un campo de visión más amplio.

Por último, deberás tener paciencia, ya que las predicciones fallan y el número de meteoros disminuye.

Sigue leyendo: Tres platillos que no te pueden faltar el 15 de septiembre