José María Morelos.- Mientras unos descansan e inician su jornada laboral a partir de las 7 de la mañana, los trabajadores de la recoja de basura -entre ellos los eco-recolectores de la zona maya- se levantan a las 4 de la mañana para iniciar la de ellos, pues la recolecta de basura es uno de los trabajos que nunca se suspendieron durante la contingencia del coronavirus.

Este medio de comunicación acompañó en una jornada laboral a estos trabajadores, de inicio a fin, el objetivo era saber cómo se han adaptado a la “nueva normalidad”.

Al acudir a las oficinas que se encuentran en el mercado inteligente del productor, y antes de que direan las 6 de la mañana, las y los trabajadores ya inician a reunirse en la puerta entre la obscuridad de la madrugada.

Lo primero que realizan al entrar en el inmueble era la firma de bitácoras, pues se tiene un control de quienes llegan a trabajar cada día, eso sí, todos con sus respectivos cubrebocas.

Seguidamente (específicamente los que manejan los eco-recolectores) rellenaban recipientes con cloro que nos dijeron les serviría para lavarse las manos después de recolectar la basura y llevarlos a los centros de concentración.

Únicamente bastaron 10 min para que cada recolector tome su unidad y de inmediato salgan a las calles a recoger la basura, cada día recorren dos sectores de la ciudad; pero antes de ello, pasan por toda la avenida principal para recolectar lo que se había generado un día antes.

En el transcurso de este recorrido se pudo observar el gran trabajo que realizan estas personas durante 8 horas, entre las cuales había jóvenes y una que otra persona mayor, pues no es fácil acarrear un triciclo y menos repleto de basura.

Cada uno de ellos logra recolectar entre 9 a 10 triciclos de basura a diario; por turno cerca de 8 toneladas entre 9 personas que están ahora por la “nueva normalidad”. A la semana son cerca de 40 toneladas, sin incluir los camiones que también andan circulando por otros sectores de la ciudad.

El municipio morelense mantiene dos turnos para esta recoja, uno de ellos es de 6 am a 2 pm y la otra inicia a las 3 de la tarde en adelante para peinar zonas alejadas en donde les es muy difícil llegar a los eco-triciclos.

Al finalizar cada jornada los eco-recolectores regresan al punto de inicio (mercado inteligente) en la cual la dirección de Protección Civil sanitiza todas las unidades para que al día siguiente nuevamente sean utilizadas.

Años atrás la recoja de basura fue uno de las principales demandas de la ciudadanía morelense, pero ante la implementación de esta modalidad bajó considerablemente y es gracias al esfuerzo de estas personas que realizan a diario, el municipio morelense ha podido salir adelante en este aspecto.