Los fumadores están acabando con el océano

Cuando pensamos en la contaminación del océano a menudo vienen a nuestras mentes imágenes de bolsas de plástico, popotes o botellas de pet. Pocas veces pensamos en los filtros de los cigarros, que también son un deshecho altamente contaminante en el océano.

Lo filtros contienen contaminantes como la nicotina, el arsénico y el plomo, que son consumidos por varias criaturas marinas, y que más tarde pueden llegar hasta nuestros propios alimentos.

Para los fumadores y las personas que poco se interesan en la contaminación, pueden parecer un inofensivos, pero este pequeño pedazo de basura puede causar daños irreversibles a los océanos y a la vida silvestre en general.

Desde el año 1986, la ONG Ocean Conservancy, ha organizado limpiezas de playas en las que han recolectado alrededor de 60 millones de filtros de cigarro.

Y es que la gran mayoría de los fumadores que van a la playa tiran sus filtros indiscriminadamente en la arena, sin conciencia alguna sobre el impacto de esta terrible práctica.

En otros casos es la lluvia la que transporta las colillas a ríos, luego a otros cuerpos de agua y finalmente al mar. De igual forma en las ciudades es la lluvia la que arrastra la basura y colillas a las coladeras provocando inundaciones, pero ese es tema para otra ocasión.

Que los fumadores se tomen la libertad de tratar las playas y los espacios públicos como cenicero es un problema alarmante, que perjudica al medio ambiente y a los ecosistemas.

¿Por qué son tan dañinos los filtros de cigarro?

La mayoría de los filtros están conformados al menos por una parte de acetato de celulosa, un plástico que no es biodegradable, por lo cual tardan en descomponerse mucho más de lo que deberían.

Eso no es todo, cuando los filtros comienzan a descomponerse liberan todos los contaminantes que absorben del humo, incluidas sustancias como la nicotina, el arsénico y el plomo.

Aunque la industria del tabaco sigue buscando soluciones más ecológicas para la producción de filtros de cigarros, es muchísimo más importante que los fumadores consideren el impacto ambiental que provocan al desechar sus cigarrillos en la playa y en las calles, un consejo esencial si es que no pueden dejar de fumar en la playa es que carguen con un pequeño recipiente donde depositen sus colillas y se las lleven consigo para desecharlas correctamente en casa.

Si el tema te interesa tenemos un evento muy cerca en el que puedes participar el próximo sábado 23 de marzo en Playa Punta Esmeralda, te dejamos la liga para más información:

https://www.facebook.com/events/409008303233218/