Ambientalistas de la Península de Yucatán exigieron al Congreso que descongelen una Ley de Aguas Nacionales propuesta en 2013 para proteger los mantos freáticos.

De acuerdo con los activistas, existe muy poca voluntad de los legisladores para reformar la actual Ley de Aguas Nacionales, que no contempla ciertas especificaciones de la Península.

Denunciaron que el derecho al agua se ha convertido en un gran negocio en las zonas más pobladas del país.

Te puede interesar: HALLAN PARTÍCULAS DE SARS-COV-2 EN AGUAS RESIDUALES DE QUINTANA ROO

Actualmente en muchos lugares la manera de obtener agua es solo a través de la compra a grandes compañías que la venden embotellada o en pipas.

Ley de aguas para la península yucateca

Es por ello que un grupo de activistas aprovechó el Día Mundial del Agua para organizar una conferencia y exigir una Ley a favor del agua que contemple las características de la localidad.

Explicaron que la actual norma, no contiene ningún concepto o trato especial pertinente a los acuíferos kársticos, como los de esta zona.

Los cuales, agregaron, contienen las siguientes especificaciones:

  • Es una planicie compuesta principalmente de depósitos marinos, que cubre una superficie aproximada del 7% de Territorio Nacional.
  • El bajo relieve de esta región y alta infiltración superficial, no permiten la formación de ríos, excepto en la parte sur de la Península.
  • Esta situación nos hace dependientes del agua subterránea para todas las actividades económicas y sociales en la región.
  • El acuífero de la Península se distingue de otros del país por ser un altamente vulnerable a la contaminación
  • Tiene suelos con muy poco espesor que propician la filtración de contaminantes o presencia de ductos de disolución de alta permeabilidad.

Estas especificaciones son algunas que la Ley General de Aguas debe tomar en cuenta, a fin de proteger el sistema kárstico.

Agua dulce en riesgo por estrés y deterioro

Otro de los problemas que enfrenta la Península es la política de desarrollo e inversión económica de los últimos 10 años.

Ésta ha impuesto un estrés ambiental y de deterioro social en la Región.

Que a su vez se percibe en Yucatán, Campeche y Quintana Roo, donde existe una problemática generalizada con particularidades en cada una de estas entidades.

El problema base, dijeron, es la corrupción en los procesos de cambio de uso de suelos, hechos a modo para dar pauta a proyectos industriales o masivos turísticos en zonas vulnerables.

En los tres estados, las autoridades ambientales no tienen la capacidad de responder de manera oportuna a las denuncias.

Es por ello que exigen a las y los legisladores dictaminar una nueva ley General de Aguas, basada en la Iniciativa ciudadana y la Observancia inmediata de los 12 consensos del agua; Agua para Todos, Agua para la Vida.

¿Qué propones para cuidar el agua?

Te puede interesar: AGUAS RESIDUALES EN BACALAR ATRASAN RECUPERACIÓN DE LA LAGUNA