La mamá de un niño que fue violado por el sacerdote Vladimir Reséndiz Gutiérrez, perteneciente a los Legionarios de Cristo, fue tratada de comprar por el Cardenal Velasio de Paolis, el funcionario del Vaticano designado por el Papa Benedicto XVI, para dirigir y limpiar a la congregación.

Los Legionarios de Cristo ofrecieron a la madre de la víctima más de 16 mil dólares para que no declarara por los hechos ocurridos entre 2008 y 2012, cuando el pequeño de 12 años estudiaba en un seminario de la orden al norte de Italia.

Ante esto y múltiples denuncias el Vaticano solo retiró a Vladimir de sus funciones, pero después de que la policía allanara la sede de los Legionarios en Roma, se descubrió que la reunión que la madre del pequeño sostuvo con el abogado de la congregación fue intervenida, motivo por el cual se abrió una carpeta de investigación en contra de Reséndiz, quien se cree vive en Guadalajara y se le imputó una condena de seis años y medio de prisión en Italia.

Sin duda, los Legionarios de Cristo tienen una larga lista de delitos sexuales en la que cada vez se van anexando más casos.