A través de un comunicado, el Programa de Gestión Común y Uso Turístico de la Laguna de Bacalar (Protur) informó que durante la emergencia sanitaria por el COVID-19 se observaron mejoras en el estado de salud de la laguna como una mayor transparencia, vegetación más abundante, mayor avistamiento de fauna en sitios donde hace mucho tiempo no se observaba.

Asimismo, Protur recalcó que es un buen momento para regular la laguna y pidió hacer conciencia de que “tenemos hoy la oportunidad de crear una nueva realidad y tanto nuestra salud como la de la naturaleza dependen de nuestras acciones. Quienes vivimos cerca de la laguna de Bacalar o la hemos visitado conocemos la magia que transmite, no es solo su belleza paisajística, es la representación de lo que es estar realmente vivo con todos los elementos que cohabitan con ella”.

Con el propósito de tener un mejor manejo de las actividades náuticas y conservar el entorno ecológico de la laguna, “a través de la zonificación que se ha categorizado en función de la fragilidad del ecosistema, el tamaño y distancia de los grupos y el impacto antrópico actual, con cinco zonas de conservación y 16 zonas de uso turístico, mediremos indicadores de impactos a través del límite de cambio aceptable y capacidad de carga turística, con estrategias para evitar daños tanto a la laguna como a los estromatolitos, a los caracoles chivita, a los manglares y a las aves”, indicó Protur.