Kantunilkin.- Una de las comunidades indígenas más olvidadas es Laguna Costa Rica, enclavada en la zona sur, sus habitantes tienen sueño de mejorar su único camino de acceso de menos de 15 kilómetros, pero es totalmente empedrado y es difícil entrar o salir del lugar.

Magdalena Canul, quien funge como sub delegada, señaló que ninguna autoridad de cualquier nivel ha llegado a visitarlos para conocer las condiciones de vida de las 60 personas, quienes por falta de oportunidades dejan sus viviendas para irse a destinos turísticos del estado.

Las pocas familias se dedican a la agricultura tradicional y a la producción de carbón pero únicamente para el autoconsumo ya que para llegar a la comunidad de Agua Azul, que es la más cercana, tardan más de una hora por las pésimas condiciones del camino de acceso.

No tenemos escuela, hospitales, tiendas, agua potable o energía eléctrica pero queremos permanecer en esta comunidad porque es lo único que tenemos, pero para ello necesitamos que las autoridades nos visiten para apoyarnos con obras y servicios… y así poco a poco iremos mejorando esta población” relató.