La talavera, artesanía de México, fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Este patrimonio cultural nació en España y llegó a México en la conquista, y a pesar de contar con más de cinco siglos de historia, el proceso artesanal de producción, técnicas de elaboración, esmaltado y decorado, sigue siendo el mismo que en la época virreinal.

El marco de la 14 sesión de Comité de Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial tuvo lugar en Bogotá, Colombia.

La elaboración de la talavera ha pasado de generación en generación, lo que lo constituye una práctica cultural en la que en México se identifican Puebla y Tlaxcala; y en España, Talavera de la Reina y El Puente del Arzobispo en Castilla-La Mancha.

Gracias a que los artesanos y ceramistas se han encargado de transmitir los conocimientos, hoy se convierte en la primera técnica artesanal mexicana inscrita, primera inscripción binacional de México y primera manifestación cultural transcontinental de América Latina.