En plena pandemia de coronavirus y con más de 118 mil muertes, la salud se ha convertido en un negocio. Miles de profesionales de la salud han sido despedidos, debido a que sus áreas de trabajo no generan ingresos.

Salud es sinónimo de negocio

La mayoría de los hospitales en Estados Unidos son privados, de los más de seis mil nosocomios sólo el 21% son públicos; el país está enfrentando la pandemia con seguros de salud privados y fondos públicos.

Es por eso que algunas áreas que no están siendo indispensables en este momento están desapareciendo y, con ello, se han producido un sinfín de despidos.

Matronas

Julie Wei es una de las personas que ha resultado afectada por estas fatídicas decisiones. Ella laboró 29 años como matrona en el Hospital Regional Medical Center de San José, California, pero en plena crisis sanitaria le informaron que sería despedida.

Este hospital esta ubicado en una de las zonas más pobres y con más inmigrantes de la ciudad, el área donde se desempeñaba fue trasladada a otro hospital de la misma red.

Julie asegura que se debió a que el departamento no les estaba haciendo ganar dinero y como resultado de una decisión arrebatada esto puede ocasionar graves problemas. Si una embarazada llega en labor de parto, será ingresada al área de urgencias, donde no se cuenta con equipo, ni personal experto.

Las justificaciones

La falta de ingresos es una de las razones, derivada de la disminución de cirugías y hospitalizaciones no esenciales, es una de las principales razones por las que los hospitales han comenzado a despedir a su personal.

Las personas únicamente acuden al médico cuando se trata de alguna urgencia, según un artículo publicado en la revista Internacional Travel & Health Insurance Journal, Ricky Pollack, presidente de la Asociación de Hospitales Estadounidenses (AHA, por sus siglas en ingles), se estima que los hospitales han estado perdiendo desde el inicio de la pandemia aproximadamente 50 mil millones de dólares mensuales.

Los hospitales están avalándose con esta crisis, que viene a representar la peor que hayan vivido hasta el momento para realizar despidos que querían realizar desde hace tiempo.

¿Bajas voluntarias?

Como una forma de reducir sus gastos fijos, los hospitales han comenzado a pedir a sus empleados una baja voluntaria.

Gary Salcedo es un enfermero que trabajaba en el Hospital Bay Area, presentó su baja provisional debido a que la clínica no aceptó que formará parte del personal al cuidado de pacientes con COVID-19. Durante todo el tiempo que esté fuera no percibirá ingreso alguno.

Ayuda

La Clínica Mayo, una de las más reconocidas en el país y que recibe 170 millones de dólares del gobierno, ha despedido y reducido la jornada a 23 mil de sus empleados.

Tenet Healthcare, otro de los hospitales que ha recibido 375 millones de dólares por parte del gobierno, ha dejado a la deriva a 11 mil trabajadores.

Con respecto a la ayuda por desempleo, el país a recibido 40 millones de solicitudes entre ellas las de miles de profesionales de la salud despedidos injustamente.

Es irónico que en un país tan desarrollado la mayoría de los hospitales sean privados y que, a pesar de la cantidad de ingresos busquen justificaciones absurdas para despedir a sus empleados en tiempos tan difíciles.