Un sacerdote católico estadounidense de Rhode Island, prohibió a 44 políticos a favor del aborto recibir la comunión en su parroquia a finales de enero, argumentando que a diferencia del aborto “la pedofilia no mata a nadie”.

Se trata del cura, Richard Bucci de 72 años, quién repartió una carta a sus parroquianos en la que expone, nombre y apellido de los legisladores que votaron a favor de la Ley de Privacidad Reproductiva promulgada el pasado marzo.

Además en dicha carta, especifica que no podrán actuar como testigos de boda, ser padrinos ni realizar ninguna otra función de Iglesia.

“Esta es la enseñanza de la Iglesia. La Ley Canónica de la Iglesia, el Concilio Vaticano II y el Primer Catecismo de la Iglesia. No sé qué más evidencia debería presentar”, afirma el cura.

En respuesta de lo sucedido, la demócrata de la Cámara de Representantes de Rhode Island, Carol Hagan McEntee, comentó que “las voces heridas que escuché, han robado su infancia. Prácticamente han destruido sus vidas. Y aquellos a los que aún escuchamos son los afortunados, porque todavía están vivos; no murieron a causa de la sobredosis o el suicidio”.