El poco cuidado en el manejo y deshecho de los cubrebocas ha ocasionado que estos lleguen a parar a los cenotes, así lo informó el espeleólogo Germán Yáñez Mendoza, quien ha estado realizando inmersiones en un cenote de Cozumel y ha encontrado varios de estos artículos.

Después de tres meses de no realizar buceo en los cenotes de la isla, afirmó que descubrir cubrebocas al interior de estos cuerpos de agua demuestra la poca conciencia sobre el manejo y la forma adecuada de como deberían ser desechados para evitar que el virus se siga propagando.

Asimismo, Yáñez Mendoza informó sobre la mayor claridad del agua y la cantidad de fauna dentro de los cenotes.

¡No contamines y no expongas a las demás personas, tíralos correctamente!

 

Te podría interesar: Desechos de la pandemia: nueva amenaza para los océanos