La desechos plásticos se han vuelto un problema verdaderamente serio para el planeta, no solamente las mascarillas y guantes se habían convertido en uno, sino también los empaques de plásticos de comida y otros productos a domicilio están terminando en las calles, vertederos y océanos durante la pandemia.

Si bien, en algunos países se está haciendo hasta lo imposible para evitar contagiarse del virus, no estamos haciendo lo necesario para el reciclaje de todos los desechos plásticos que usamos de protección.

Cerca del 75% del plástico generado por la pandemia de COVID-19 como mascarillas, guantes y botellas de desinfectante para manos está terminando en los vertederos y mares.

“La contaminación por plásticos ya era una de las más grandes amenazas a nuestro planeta antes del coronavirus. El rápido aumento en el uso diario de ciertos productos que ayudan a proteger a las personas y a detener la propagación del virus está empeorando las cosas”, explicó Pamela Coke-Hamilton, directora de comercio internacional de la UNCTAD.

Según estimaciones de la empresa de consultoría Grand View Research, se pronostica que las ventas globales de mascarillas desechables se incrementen de 800 millones de dólares en 2019 a 166.000 millones en 2020.

Pero de acuerdo con la UNCTAD, esto es tan solo el inicio de la historia.

Distanciamiento social empeora la situación

Durante el confinamiento, los servicios a domicilio y las compras en línea así como la comida para llevar cobraron mayor fuerza, cuyo fin, era hacer llegar el paquete de forma segura y sin que tuviéramos exposición al virus.

Pero esto, está generado grandes envíos a los hogares, que a su vez, son envueltos en una gran cantidad de envases y plásticos para su protección.

Por ejemplo, durante el confinamiento en Singapur, que duró ocho semanas, los 5,7 millones de residentes de la ciudad-estado desecharon 1,470 toneladas adicionales de envases de plástico de comida para llevar.

¿Te parece justo para el planeta?

Además, el programa de la ONU para el Medio Ambiente calcula que los desechos plásticos tiene afectos negativos para la pesca, el turismo y el transporte marítimo, ya que genera pérdidas cada año de unos 40 mil millones de dólares.

Menos contaminación, más empleo 

Además de regular la producción y el consumo de plásticos, la UNCTAD insistió a los gobiernos y a las empresas, identificar sustitutos de plástico que no sean producidos a partir de combustibles fósiles.

El vidrio, cerámica, fibras naturales, papel, cartón, cáscara de arroz, caucho natural y proteínas animales podrían sustituir al plástico, pues son materiales no tóxicos, biodegrables y se pueden reciclar fácilmente.

“Puesto que muchos materiales que podrían sustituir el plástico requieren una mano de obra importante, los cambios en los patrones de producción y consumo podrían crear nuevos empleos”, concluyó la experta.

¿Crees que existan otras alternativas para sustituir los plásticos?

 

Te podría interesar: El grave impacto ambiental que provocan las granjas porcícolas en México