Visitantes del Padre Island National Seashore, en Texas, están descubriendo dragones azules durante su estancia, y aunque no son las enormes criaturas voladoras que sacan fuego, esto representa un “hallazgo raro”.

Los dragones azules o glaucus atlanticus, generalmente miden 3 centímetros de largo, son pequeñas babosas marinas y se puede encontrar en los océanos Atlántico, Pacifico e Índico, de acuerdo con la organización sin fines de lucro de conservación Oceana.

Estos animalitos comen ciertas especies que se asemejan a grandes medusas, y pueden almacenar células punzantes de sus presas para después usarlas en un futuro, por lo que el parque nacional advierte mantener distancia, ya que al tocarlos, pueden liberar las células punzantes y crear una picadura que puede doler mucho.