La justicia penal da penas más severas a mujeres que a hombres, aún cuando se trata del mismo delito.