Este gas de efecto invernadero se relaciona a la quema de combustibles de carbono desde la Revolución Industrial y es conocido como uno de los efectos contaminantes más relevantes, ya que ha aumentado su concentración en la atmósfera.