A medida que se recupera la situación económica que paraliza al mundo entero, las compañías aéreas han tenido que recurrir a ayudas y préstamos masivos de los Estados para evitar quebrar.

De acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), el tráfico mundial “tocó fondo” en el mes de abril, con una caída del 94% con relación al año pasado.

Con un total de 123 mil millones de dólares, las compañías aéreas solicitaron ayuda estatal y tendrán que reembolsar 67 mil millones. El monto total de la deuda del sector ascenderá a “casi 550 mil millones, o sea un aumento masivo de 28%”, indica IATA.

La aguda crisis económica ha propiciado que dos grandes aerolíneas de América Latina hayan quedado en bancarrota, tal es el caso de Latam y Avianca, pero no son el único caso, Virgin Australia, South African Airways o Thai Airways también se han hundido.

Por lo que el director general de IATA, Alexandre de Juniac, afirma que “allí es donde los gobiernos han tardado en reaccionar o lo han hecho con fondos limitados”.

Uno de los expertos en transporte aéreo del gabinete Archery Strategy Consulting, Bertrand Mouly-Aigrot, indicó que “hoy tenemos una crisis de liquidez, que se gestiona principalmente con préstamos estatales, con subvenciones. Pero esta crisis de liquidez se convertirá rápidamente en una crisis de la deuda y probablemente haya empresas que no podrán recuperarse”.

El gabinete CFRA Research manifiesta que “confía mucho” en que las empresas Delta y Southwest Airlines sobrevivan a la crisis, en comparación con United y American Airlines, que son las empresas “de alto riesgo” porque se encuentran en la crisis muy endeudadas.

Se espera que la recuperación del tráfico sea de forma gradual, en la que los ingresos sean limitados.

Uno de los primeros en normalizarse, serán las compañías estadounidenses y las chinas, pues podrán apoyarse en el mercado interno.

Pero “el tráfico doméstico no tiene la misma rentabilidad, el mismo potencial de ingresos que el de largo recorrido”, señala Bertrand Mouly-Aigrot.

Las aerolíneas del Golfo como la hongkonesa Cathay Pacific o Singapore Airlines serán las que tardarán mas tiempo en recuperarse.

En lo que resta del año, las aerolíneas tendrán que “cambiar de tamaño para un menor nivel de actividad y no tener más problemas de liquidez en los próximos uno o dos años”, explica Bertrand Mouly-Aigrot.

“Se ven obligadas a reducir el tamaño para rebajar la base de costes y así disminuyen su capacidad de tener una gran oferta”.

Cientos de aviones han tenido que ser retirados del servicio y decenas de miles de empleados, despedidos, como resultado de la crisis económica generada por la pandemia.

¿Crees que desaparezcan algunas aerolíneas por la crisis?