Teresa y Daría Armenda, tía y sobrina, son las últimas dos hablantes del Ku’ahl, una lengua que está a punto de extinguirse.

Esta es una derivación lingüística del pai pai, que tiene una población de 200 hablantes y que también ha tenido una disminución.

La lengua pertenece a la familia lingüística cochimí-yumana, y a la subfamilia yumana, ubicada en el Municipio de Ensenada, Baja California.

El ku’ahl no tiene variantes y de acuerdo con el censo de 2010 que se realizó junto a los pai pai, ambos idiomas no tienen funcionalidad social ni en el hogar.

Actualmente, existen pocos registros sobre la lengua, por lo que se cree que su desaparición total es altamente probable, por lo que ellas han hecho todo lo que está en sus manos para que su lengua indígena no desaparezca.

Ante esto, ambas decidieron crear un museo en la localidad de Misión de Santa Catarina, Baja California.

Te puede interesar: DAN A LAS LENGUAS INDÍGENAS DEL PAÍS EL MISMO VALOR QUE EL ESPAÑOL

Museo Ku’ahl, una lucha para evitar la extinción

ku’ahl-lengua-indigena-peligro

En el Museo Ku’ahl se pueden apreciar algunos pliegos de papel en la lengua indígena, pero con la traducción en español, además, de flechas y otros artefactos.

Para financiar los gastos del museo, Daría se dedica a la venta de alfarería hecha por sus propias manos. Sin embargo, la desaparición de la lengua está oficializado, ya que los censos gubernamentales registran a los ku’ahl junto a los pai pai.

Debido a esto, hasta el momento se desconoce si existen más personas que hablen la lengua en riesgo de extinción.

Por lo que en caso que ambas mujeres fallecieran, el legado cultural y lingüístico de su lengua también desaparecería.

Las lenguas en peligro de extinción

ku’ahl-lengua-indigena-peligro

Desafortunadamente, el caso de Teresa y su sobrina no es el único, ya que son muchas las lenguas que están en peligro.

México es uno de los países con más diversidad lingüística en el mundo, pues en su territorio se hablan al menos 68 lenguas indígenas.

Sin embargo, académicos e instituciones indican que el 60 por ciento de ellas está en riesgo de desaparecer.

Te puede interesar: SIN EDUCACIÓN Y ENTRE BALAZOS: ASÍ VIVEN NIÑOS INDÍGENAS EN CHIAPAS