9MBI-j5nbYc

A pesar de que la Constitución se consagra del derecho a tener un intérprete que hable su lengua materna durante cualquier proceso jurídico, la mayoría de los indígenas de México que denuncian un delito o son acusados de haberlo cometido, están condenados a enfrentar un proceso sin poder comprender nada.