Una encuesta a nivel internacional reveló un dato preocupante, cuatro de cada 10 jóvenes sufren de ansiedad relacionada con el cambio climático.

La organización Avaaz realizó un estudio en 10 países y logró demostrar que la crisis planetaria tiene consecuencias en la salud mental.

Y es que el cambio climático está afectando su vida cotidiana: la forma en la que juegan, comen, estudian y duermen.

Lo que hace que siete de cada 10 de las personas encuestadas crean que “el futuro es aterrador”, porcentaje que se eleva al 81% en Portugal y al 92% en Filipinas.

Para profesionales en psicología estos resultados son alarmantes y podrían jugar un papel clave en litigios sobre cambio climático impulsados por jóvenes.

No solo porque se están presentando desastres climáticos devastadores sino porque los gobiernos están fracasando en tomar medidas para detener la crisis.

Te puede interesar: Catastrófico futuro para el cambio climático

Por lo que el 58% expresó que los gobiernos están “traicionándoles a ellos y/o a las futuras generaciones”.

Mientras que el 64% dijo que sus gobiernos no están haciendo lo suficiente para evitar una catástrofe climática.

¿Qué es la ansiedad por cambio climático?

Esta hace referencia a la preocupación, la frustración, el dolor e incluso la ira asociados a la realidad de la crisis climática.

De acuerdo con especialistas, los sentimientos son una respuesta perfectamente normal frente a la destrucción del mundo natural y a la inacción política.

Pero entonces, ¿cómo podemos vivir con ella?

Lo primero que tienes que hacer es recordar que no eres la única persona con este pesar, ya que muchas personas quizá se sientan igual, pero no están hablando de ello.

Por lo que puedes hacer es crear un espacio para hablar sobre el cambio climático, específicamente sobre los sentimientos que surgen en ti y en los demás.

Aunque lo más importante, es que debes saber y comprender que el cambio clim´´atico no depende solo de ti.

Ya que es poco lo que una sola persona puede hacer y, aunque las medidas individuales tienen un impacto, la responsabilidad es colectiva.

Sigue leyendo: El cambio climático podría hundir a las playas de México