Para muchos jóvenes las instrucciones de aislamiento para combatir la pandemia del coronavirus es absurda, mientras que para otras personas es vital importancia tomar las recomendaciones científicas para frenar la propagación del virus, cientos de universitarios ignoran medidas contra virus.

De Francia a Florida, pasando por Australia, deportistas, aficionados, estudiantes y otras personas llenaron las playas en plena cuarentena. Jóvenes alemanes celebraron “fiestas de corona” en las que tosían en la cara de los demás. Incluso, un español le puso a una cabra correa para dar un paseo y evitar las órdenes de la cuarentena.

En algunos casos, estos jóvenes se resisten y amenazan a la policía, y tienden a ser desde adolescentes aburridos hasta adultos adinerados que pueden viajar a sus casas de vacaciones sin ningún problema.

Además, algunos lugares turísticos con mayor demanda fueron clausurados después de los hechos como el paseo parisino junto al río Sena. El gobernador de Florida cerró todas las playas del estado, y Australia cerró la famosa playa de Bondi, en Sídney.