Tras los sucesos presentados a inicio de año con respecto a la denuncia de huachicoleo a nivel esferas altas, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ha realizado acciones exhaustivas a todos niveles con el fin de detectar anomalías de la misma índole.

Es Quintana Roo, específicamente Benito Juárez, Solidaridad, Cozumel y Othón P. Blanco, las zonas de interés para la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), misma que colabora con SHCP, quien ha detectado movientes sospechas que señalan a la compra y venta de combustible robado por parte de grupos gasolineros. Hoy día se tratan de $38 MDP investigados entre 2017 y 2018.

La UIF declara que todo surgió al comparar los depósitos y transferencias en efectivo contra los montos de compras y ventas.