En el contexto de crisis climática, Internet y los servicios de streaming consumirán la mitad de la energía eléctrica global a partir de 2030.