La alcaldesa Mara Lezama trae 41 funcionarios cachirules, es decir que dicen ser profesionistas, pero no aparecen en el padrón de profesionistas. Un tanto raro ¿no?

Figuran supuestos ingenieros, licenciados y hasta doctores, dentro de los involucrados se tiene registro de cuatro regidores, tesorero municipal, 17 directores generales, un secretario, un titular de unidad, un subdirector y dos coordinadores, tres secretarios particulares. El grosso de la situación se recarga en la usurpación de la profesión y en la nula validez que podrían tener documentos firmados por ellos. En caso de que se inicie una acción jurídica.