Ser actor político conlleva una gran responsabilidad en el país, pero también es una de las profesiones que se paga con vida.

Te recomendamos: La inseguridad en México alcanzó a los menores