Durante el ejercicio fiscal 2018 de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) a cargo de la rectoría de Ángel Rivero Palomo, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró irregularidades en el manejo de 91 millones 918 mil 466 pesos.

La revisión concluyó el pasado mes y se sospecha de que la cantidad de 74 millones 606 mil 900 pesos corresponden a probables fraudes.

Los auditores de la ASF encontraron que parte del subsidio federal fue desvió al concepto “pago de aguinaldos” por 4 millones 309 mil 919 pesos a funcionarios y trabajadores fuera de la normativa.

Además la administración de la Uqoo también pagó 444 mil 759 pesos a ocho trabajadores no competentes para el puesto, entregó vales de gasolina sin justificar por el monto de un millón 91 mil 740 pesos y 573 mil 669 pesos que hasta el momento, la Universidad no puede justificar su destino.

Motivo por el cual la ASF avisó a la Secretaría de la Contraloría estatal para iniciar una investigación y deslindar responsabilidades.