Los menores no acompañados de adultos, son puestos bajo protección del DIF para evitar la explotación infantil.