Cozumel.- El sector de buceo y snorkel de la Isla de Cozumel reportó una pérdida de más de 5.5 millones de dólares de marzo a junio, dado que el 90% de su mercado es extranjero, por lo que la industria estuvo paralizada por completo.

En este destino turístico operan alrededor de 100 casas de buceo, mismas que se vieron afectadas directamente por la suspensión de actividades acuáticas recreativas, lo que provocó que se perdieran unos 40 mil tours de buceo y snorkel, entre cancelaciones de reservas y de grupos desde el inicio de esta pandemia.

En entrevista con Mar de Fondo Online, el presidente de la Asociación Nacional de Operadores Acuáticos y Turísticos (ANOAT) en Cozumel, Cesar Cepeda Escamilla, aseguró que si la situación no se restablece lo más pronto posible, las pérdidas alcanzarán hasta los 9 millones de dólares para finales del mes de agosto, lo que deja en un panorama muy incierto al sector.

En cuanto a puestos de trabajo, dijo que se tiene en plantilla a unos 400 empleados, de los cuales 90% de los buzos proviene de fuera, y el 10% restante son locales, por lo que se prevé que algunas casas de buceo estén a punto de desaparecer al no poder funcionar, hundiéndose en pérdidas económicas.

Interrogado sobre el panorama para el sector con la nueva normalidad, reconoció que los gastos de operación serán muy difíciles de solventar, ya que con el 30 por ciento de su capacidad en cada embarcación es imposible el mantener los precios por tours que rondan entre 70 y 90 dólares por persona.

Cepeda Escamilla añadió que algunos negocios de esta industria turística han vuelto a abrir sus puertas, ya que algunas reservaciones habían sido agendadas desde el mes de enero, por lo que hasta ahora no han tenido ventas, y las más de 200 embarcaciones que se dedican a este negocio se han tenido que detener, mientras el mercado extranjero se normalice en el destino.

Por su parte, al ser entrevistado el Administrador de la Casa de Buceo “Dive With Martin”, Julio Aguilar Perera, refirió que hasta el momento, tal como lo marcan las autoridades estatales y municipales, cada embarcación debe contar con su respectiva certificación marítima, así como cumplir con la desinfección del equipo de buceo que se realiza de forma segura.

Enfatizó que el personal cuenta con los cursos impartidos por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), así como el de la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI por sus siglas en inglés).

De esta manera, coincidió en que las expectativas son muchas pero la realidad con la nueva normalidad es que será muy bajo el porcentaje en los próximos meses, aunque resaltó que ya están trabajando con extranjeros radicados en el municipio, en pesca deportiva y buceo, a fin que pronto se pueda lograr una reactivación total de la economía local y del sector turístico.