Aunque aún falta mucho por hacer, pues hay casi 40 ex funcionarios amparados, la Fiscalía General del Estado, “se ha puesto las pilas”, ya que van alrededor de 100 millones de pesos incautados por casos de corrupción de ex funcionarios, con lo cual se ha visto beneficiado el balance económico de Quintana Roo.

Así lo declaró Oscar Montes de Oca, fiscal general del estado, quien también reconoció el amplio apoyo gubernamental para la obtención de este resultado parcial, ya que si bien se han logrado objetivos, aún restan aproximadamente 800 carpetas de investigación por resolver, lo que supondría, además de una justicia necesaria, una solución económica de gran utilidad para el presupuesto estatal.