Luego de permanecer 20 años encerrada dentro de una jaula, Ina, la osa fue liberada en su hábitat natural, sin embargo, los resultados no fueron los esperados.

Si bien ya no tiene una jaula a su alrededor, su comportamiento hace pensar lo contrario. La vida de Ina, una hembra de oso pardo, es una lamentablemente la historia como la que muchos otros animales han sido obligados a vivir.

Ina, la osa que no supera el encierro

Ina, la osa vivió durante 20 años en un espacio de unos pocos metros cuadrados en el zoológico Piatra Neamt, al norte de Bacau, Rumania.

ina-osa-jaula-imaginaria-encerrada

Te puede interesar: POR AMENAZA AL MEDIO AMBIENTE, COLOMBIA BUSCA EXTERMINAR A HIPOPÓTAMOS

Luego de varios años de movilización, la ONG Millones de Amigos logró liberarla y llevarla al Santuario Libearty, ubicado en Zarnesti, en el distrito de Brasov en Transilvania.

Ahí se alberga a cientos de osos pardos salvados de la explotación de zoológicos y circos. Sin embargo, un encarcelamiento prolongado es siempre un trauma que no se puede olvidar y que difícilmente se cura.

Prueba de ello es el vídeo que se ha filtrado no solo en las redes sociales, sino también en varios periódicos online.

En él se observa a la osa camimando en círculos, no moviendose más de unos metros cuadrados, esto como si todavía estuviese dentro de una jaula.

Vive estresada aun en su hábitat

Ina todavía muestra la misma actitud estresante que tenía tras las rejas, a pesar de que ahora vive en un bosque.

En el video se observan imágenes desgarradoras que ni siquiera necesitan demasiados comentarios. 

Un largo encarcelamiento inevitablemente deja sus huellas y para estos animales una adaptación a la vida natural no es ni inmediata ni obvia.

Las organizaciones de bienestar animal hacen todo lo que pueden para satisfacer las necesidades de estos animales, pero el problema debe resolverse de raíz.

Por ello han propuesto prohibir el confinamiento de estos animales a instancias del hombre.

Según dicen, hasta que no se comprenda este principio, siempre habrá imágenes de sufrimiento, no solo físico sino también mental, como las de Ina, la osa pardo.

¿Crees que Ina se recupere del trauma algún día?

Te puede interesar: ESTADOS UNIDOS ENVÍA A MÉXICO LOBOS GRISES PARA SU PRESERVACIÓN