“Dios negro de la cocina mexicana” o “trufa mexicana”, el huitlacoche es uno de los productos más selectos y exclusivos de la cocina tradicional mexicana.

Se trata de un hongo comestible que crece en las mazorcas y prolifera en la temporada de lluvias.

Es rico en aminoácidos esenciales, ácidos grasos esenciales y fibra, su color va desde el gris hasta un tono negro azulado y se puede encontrar en los mercados y supermercados de todo el país.

Su nombre proviene del náhuatl cuitcatl el cual significa “excremento”, y cochi, que hace referencia al sueño.

En Europa se considera una plaga al huitlacoche

Aunque es considerado como un elote enfermo, no significa que el alimento sea inservible.

En algunos países de Europa este alimento es considerado una plaga terrible, en cambio en México es un manjar para las personas y su presencia en los cultivos mexicanos es motivo de alegría.

La temporada de huitlacoche alcanza su máximo esplendor entre julio y septiembre, alcanzando una cosecha cercana a las 500 toneladas.

¿Cómo se consume?

Una de las ventajas del huitlacoche es que puede utilizarse en diversas preparaciones.

Ya sea como relleno para quesadillas, tlacoyos, gorditas y demás antojitos, o en sopas, cremas y guisados.

Si se consume en antojitos, se recomienda que se elaboren al comal para evitar grasas innecesarias y disfrutar de sus ventajas nutricionales.

Además de ser un exquisito alimento, también tiene distintos beneficios y propiedades para la salud:

  • Ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre.
  • Ayuda a mejorar la digestión debido a su alto contenido en fibra.
  • El consumo de este alimento disminuye el nivel de colesterol en el cuerpo.
  • Fortalece el sistema inmunológico.

¡Es un manjar que debes probar!

Te recomendamos: Teotihuacán está en peligro de perder su Patrimonio Mundial a la Humanidad