Los nulos, pocos o malos servicios médicos derivados de la gran demanda a la que se enfrentan las instituciones de salud, nos hacen pensar que no hay más hospitales, pero la realidad es que sí y son más de 300, solo que están abandonados.

Así lo informó el presidente Andrés Manuel López Obrador, después haber terminado el recuento de las instituciones hospitalarias que no pusieron en función gobiernos anteriores.

Algunas obras se encuentran a medio construir, en cambio otras sí fueron terminadas, pero no fueron equipadas debido a la falta de presupuestos producto de la corrupción, atribuyó el ejecutivo federal.

Entre los hospitales abandonados, las autoridades encontraron el hospital oncológico en Chetumal, mismo que ya está terminado; solo le hace falta equipo y personal, por lo que ya se está trabajando en su recuperación y se espera que en febrero entre en operación.