Aprendamos a estornudar, si lo hacemos en el arco del brazo podemos evitar que las gotas alcancen grandes distancias.