En la hacienda Subincancab, ubicada en Timucuy en el estado de Yucatán, México, habitantes agredieron con piedras a una lechuza de campanario o lechuza blanca (Tyto alba), ya que se tiene la creencia de que es un ave de “mal agüero” es decir, que anuncia la muerte.

Ante lo sucedió, jóvenes de la misma comunidad dieron aviso a la asociación Proyecto Santa María, quienes de igual forma notificaron a las autoridades ambientales por tratarse de un ejemplar de vida silvestre.  

Como consecuencia de los ataques, la lechuza sufrió factura de pico y ala, y que de acuerdo con la asociación, el tratamiento que se requiere es costoso y sus recursos están agotados, por lo que pide apoyo para salvar la vida de este ejemplar.

“Debido a la situación actual, las actividades de rescate y protección a la fauna, se ven limitadas, sin embargo seguirán adelante, y nos será más fácil con su apoyo”.

“Necesitamos donaciones para cubrir los gastos que se requieren para la rehabilitación de este ejemplar y de otras aves que se encuentran bajo nuestro cuidado y rehabilitación”.

Cabe mencionar que el ataque ocurrió la noche del pasado 13 mayo, y al día siguiente, un grupo de personas mojaron con “agua bendita” el lugar donde el ejemplar cayó, para así protegerse y proteger a su comunidad.