El director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), Jorge Mendoza Sánchez, informó que en el mes de abril se recibió una oferta para las aeronaves más caras que oferta el Gobierno federal: el avión presidencial y el Gulfstream G-550 parece tener ya dueño.

En conferencia, el funcionario explicó que las aeronaves que fueron utilizadas por funcionarios públicos en administraciones anteriores no puede ser ofrecidas con un precio menor al de avalúo, y ya tienen ofertas de compra de las más caras.

En el caso del avión presidencial TP-01, Mendoza Sánchez explicó que en abril “recibimos una oferta por 120 millones de dólares que es aproximadamente 2 mil 697 millones de pesos”.

En caso de concretarse el acuerdo, se recibirá parte de la oferta en efectivo y “también en parte médico”, es decir, en equipo médico que sería destinado a distintos hospitales del país.

En cuanto al Gulftream 550, aeronave fabricada en 2015 en Estados Unidos, el titular de Banobras precisó que se cuenta con una oferta que mantiene un depósito de 2.5 millones de dólares.

Aunque no pudo dar más detalles sobre estos por motivos de confidencialidad, el funcionario explicó que en ambos casos se está revisando la documentación y estado físico de los aviones.