Un reporte demostró que la respuesta del gobierno federal a la pandemia COVID-19 fue tardía.

De acuerdo con Signos Vitales en su reporte dado a conocer el 9 de julio, explica que el actual gobierno federal rechazó recomendaciones y medidas hechas por sociedades civiles y sector privado.

Aunque la crisis de COVID-19 no es responsabilidad del gobierno federal, su respuesta sí lo es.

“Las medidas que éste ha tomado no son acordes con los retos originados por la pandemia”.

Entre las críticas que se realizaron ante la estrategia del gobierno, están que al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador le tomó 20 días establecer la primera sesión del Consejo de Salubridad General (CSG) después de que se diera a conocer el primer caso confirmado en el país.

El informe recalca que no hubo “la suficiente coordinación en el sector privado” entre el gobierno y el CSG para resistir la contracción económica y el impacto sanitario provocado por el virus.

“No se establecieron medidas severas para aislar a pacientes o sus contactos, ni tampoco para hacer efectivo el confinamiento social. La política al respecto fue de ‘recomendación’ solamente y no de contener severamente la movilidad”, apuntó la organización.

Signos Vitales tomó como ejemplo de malas decisiones del gobierno el concierto Vive Latino -que se realizó el pasado 13 y 14 de marzo- aun cuando ya llevaba 10 días la fase dos de la pandemia, en la que se hacía el llamado de distanciamiento social.

Argumentó que el gobierno quedó atrapado en el dilema entre si elegir la economía o la salud, lo que dio como resultado una pandemia que queda fuera de control y las actividades económicas descoordinadas.

La organización también cuestionó la forma en la que se realizó la recopilación de casos positivos, pues asegura que el Modelo Centinela -el que usó el gobierno para procesar los indicadores diarios de desarrollo de los casos- “no está diseñado para estimar la prevalencia de un nuevo virus en el país”.

El Modelo Centinela se debe de utilizar únicamente cuando “la epidemia es provocada por un virus del que ya se conoce y se sabe cómo se comporta. El virus SARS-CoV-2 es nuevo para la ciencia, por lo que no se tiene información suficiente para determinar su comportamiento entre la población mexicana”.

Cabe mencionar que todavía no existe una metodología exitosa para diagnosticar y controlar el COVID-19, sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) llamó a acelerar la aplicación de pruebas para detectar los contagios y tomar las medidas pertinentes, y esa opción no fue relevante para el país.

Respuesta económica

La dependencia estimó que diversos factores afectaron la situación económica con la llegada de la epidemia como el consumo desacelerado hasta decrecimiento, los subejercicios del gasto del gobierno federal, la inversión desincentivada, la incertidumbre en la toma de decisiones, así como la cancelación de proyectos, y la “continuada corrupción”.

Cuestionaron que las decisiones de AMLO se hayan basado en dos supuestos: que no habría más deuda y no se rescatarían empresas de ningún tamaño, solo apoyo a familias.

“Esa fue toda la respuesta económica a la pandemia por parte del gobierno federal. Por el contrario, el Banco de México actuó con mayor decisión y fuerza. Era imperioso evitar que la crisis de oferta y demanda de bienes y servicios contagiara al sistema financiero”, explica el informe.

La baja respuesta por parte del gobierno hicieron carentes las medidas de emergencia por sostener los niveles de ingreso y de empleo, lo que provocará una crisis económica y social por muchos años.

En conclusión, la organización advierte que:

  • Habrá 10 millones de mexicanos en pobreza extrema adicionales a los que había en 2018.
  • Pese a los esfuerzos de la Secretaría de Educación Pública por mantener las clases en el nivel básico, existirá una brecha digital.
  • La violencia contra las mujeres se ha agudizado durante el confinamiento, y el presidente solo minimiza datos.

¿Crees que el gobierno ha tomado decisiones equivocadas en cuanto a la pandemia?