Familiares de dos policías ministeriales detenidos por los levantones efectuados contra manifestantes el pasado viernes en la Fiscalía del estado, en Jalisco, aseguran que los elementos están siendo inculpados de manera injusta y que la orden fue emitida por el fiscal o el gobernador.

Por su parte, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, en una entrevista refutó las acusaciones de los familiares de los municipales y enalteció el actuar del fiscal Gerardo Octavio Solís Gómez; expresó que gracias a eso pudo evitarse otro caso como el de Ayotzinapa, pues piensa que los policías tenían la intención de quitarle la vida a las personas levantadas.

Aseguró que posterior al despido de los gobernadores con los que se reunió en Tequila comenzó a recibir mensajes de lo que estaba aconteciendo, lo que le permitió comunicarse con el fiscal y proceder de forma oportuna.

El abogado de los dos detenidos aseveró que ninguno de ellos pudo dar la orden, debido a que su rango no se los permite, además dijo que están incomunicados y se les está presionando para aceptar la responsabilidad.