Debilitan fuero presidencial e impunidad a integrantes del Congreso de la Unión

Históricamente no se ha iniciado un proceso en contra del presidente de México, las razones comienzan por el amplio blindaje que les ofrecía el fuero que se les concedía en función y posterior a ello, sin embargo, aspectos de este párrafo se conjugan en pretérito.

El Senado ha aprobado reformar la ley con respecto a la impunidad con la que el presidente de México e integrantes del Congreso de la Unión, desenvuelven su actuar en función. Con anterioridad, el único crimen por el cual podían ser juzgados era bajo el término traición a la patria; contrario a esto, de hoy en adelante son sujetos a los delitos electorales, corrupción, delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro y trata de personas.

De lo anterior podemos analizar dos bloques de responsabilidades. El primero (homicidio doloso, violación, secuestro y trata de personas), que trata sobre Derechos Humanos, donde los delitos de mayor interés para dicha comisión, se han adherido al justo sufragio publicado. Con ello el Estado logra proyectar la empatía ciudadana y popularidad, tal vez, necesaria para lograr objetivos que corresponden al perfil de la 4T. Por otro lado, el siguiente bloque (delitos electorales, corrupción, delincuencia organizada) centra y ataca la problemática heredada durante décadas con respecto a las conductas sospechosas de estas altas esferas, donde la mera especulación era la única herramienta de la opinión pública y de las cámaras para poder señalar a dichas figuras.

Cabe mencionar que para el surgimiento de estas nuevas leyes aplicables, y como era de esperarse, la Constitución Mexicana sufriera reformas, esta vez en sus artículos 110 y 111.