Todos los días utilizamos y escuchamos frases discriminatorias sin darnos cuenta, es algo que hemos normalizado.